Como conseguir artículos científicos gratis

1-         ACCEDE A LAS BASES DE DATOS A TRAVÉS DEL PROXY DE TU BIBLIOTECA UNIVERSITARIA O INSTITUCIÓN

Si quieres encontrar y descargar rápidamente un documento científico lo primero que tienes que hacer es acceder a las bases de datos a través del proxy de tu biblioteca univesitaria.

La mayoría de ellas pagan grandes cantidades de dinero en suscripciones a revistas para que puedas acceder sin problemas y directamente a las publicaciones online.

Pero, ¿qué es un proxy?

Un proxy no es otra cosa que dispositivo intermedio entre tu ordenador y el de la biblioteca universitaria que es el que tiene el acceso a recursos documentales como revistas, artículos, tesis…

Cuando utilizas un proxy es como si le hicieses una pregunta al ordenador intermedio y este a su vez le hiciese una pregunta al ordenador de la biblioteca. La respuesta vendría en el sentido contrario

Mediante este mecanismo, en realidad, accedes a internet o a ciertas webs a través del ordenador y recursos de la biblioteca universitaria pero con unas limitaciones que pone el intermediario o servidor proxy.

Es decir, no todo lo que le “preguntas” al intermediario se le “comenta” al ordenador de la biblioteca universitaria.

Pues bien, todas las bibliotecas universitarias o institucionales ponen a nuestra disposición o bien un software o aplicación propia ya configurada para la realización de búsquedas bibliográficas, o bien un proxy o VPN para que configures tu navegador y puedas consultar de forma telemática contenidos restringidos a los que solamente se puede acceder presencialmente desde la biblioteca.

Utilizar el software de la biblioteca es algo más intuitivo y mucho más fácil de utilizar al principio.

Por lo general, las bibliotecas universitarias proporcionan instrucciones en sus webs por lo que no te será muy difícil configurarlos.

Te dará resultados muy buenos y la mayoría de las veces podrás acceder a través de él a la totalidad de recursos documentales.

 

2-         REVISA INDIVIDUALMENTE LA REVISTA DONDE SE ENCUENTRA EL ARTÍCULO

Para hacer las cosas bien tienes que agotar todos los recursos posibles.

No confíes en los automatismos de los software de búsqueda bibliográfica y descartes una posibilidad a la mínima. Muchas veces la solución está en tu mano pero no es fácil de ver.

Cuando no encuentres un artículo de forma directa, consulta individualmente las revistas o continentes en los que esté, ya sea a través de otros recursos online de la universidad o acudiendo presencialmente a la biblioteca antes de pasar a otras técnicas de obtención.

 

3-         SOLICITA UN PRÉSTAMO INTERBIBLIOTECARIO

No todas las bibliotecas universitarias tienen acceso directo a los mismos recursos.

Dependen de los convenios con las editoriales científicas, los intereses de cada universidad, los costes de suscripción…

Sin embargo, esto no quiere decir que no puedas tener acceso a todos ellos a través de tu biblioteca.

Para proporcionar un mejor servicio las bibliotecas universitarias crean entre ellas redes de colaboración nacionales e internacionales.

Si en tu biblioteca no está disponible un documento al que quieres acceder (artículo, tesis, libro…), esta te facilita el acceso indirectamente solicitándolo a otra biblioteca de la red que sí tenga acceso de forma gratuita o por un precio adsequible (variable según los costes administrativos, de gestión y de transporte, pero suele ser barato).

Al cabo de unos días recibirás ese recurso en tu biblioteca de confianza y podrás utilizarlo por un periodo de tiempo en función del tipo de documento solicitado.

 

4-         ACCEDE A VERSIONES ALTERNATIVAS VÍA GOOGLE SCHOLAR

Tiene tal cantidad de recursos indexados que cubre perfectamente los intereses de cualquier investigador (muy a la par que WOS y Scopus).

Cuando no encuentras un artículo científico por la vía principal, Google Scholar te permite conocer asimismo otras versiones del documento alojadas en otros lugares.

Es posible que a través de alguna de estas vías puedas acceder definitivamente a tu preciado artículo.

Muchas veces estas versiones alternativas corresponden a borradores de los artículos que los autores suben a sus páginas personales o repositorios.

Algunas veces son modelos previos a la revisión por pares (pre-prints) por lo que pueden tener errores.

Asimismo, también puede ocurrir que ya no sean válidos porque el autor se haya retractado.

Lo ideal es hacer uso de CrossMark para comprobar la versión del documento más actualizado y su situación presente.

 

5-         CONTACTA CON EL AUTOR DE LA PUBLICACIÓN POR CORREO POSTAL O ELECTRÓNICO

A veces lo más simple es lo más efectivo.

Si bien tienes que dar unos días de margen a la espera de que el autor lea tu correo y te envíe el documento solicitado de vuelta, la probabilidad de éxito de esta táctica se encuentra entre el 90-100%.

La mayoría de las veces solo será necesario que envíes un email a la dirección de correo electrónico del investigador principal que podrás encontrar en el abstract del artículo (algo a lo que la mayoría de las veces sí tendrás acceso)

Si no encuentras la dirección de envío puedes probar a buscar el nombre del autor en Google, en la página de su universidad o bien, a través de artículos científicos más recientes a los que sí tengas acceso.

De otra forma, también puedes tratar de localizarlo indirectamente por medio de colegas y colaboradores que hayan participado junto a él en la redacción de otros estudios.

 

6-         BUSCA EL ARTÍCULO EN GOOGLE

Primero revisa Google Scholar y luego Google normal.

Google Scholar te garantiza una cierta calidad de la información recogida ya que redirige a las principales bases de datos, revistas y repositorios.

Sin embargo, mediante las búsquedas normales en Google podría ocurrir que en algunas ocasiones te encontrases con artículos no actualizados, versiones no revisadas y en ocasiones, con errores de validez.

Aún así es una opción muy buena siempre y cuando seas crítico con lo que encuentras.

 

7-         SI NO ERES INVESTIGADOR PROFESIONAL, ACUDE PRESENCIALMENTE A LA UNIVERSIDAD

Si no eres investigador profesional es posible que tengas dificultades para acceder a muchos documentos científicos.

Quizás no tengas acceso a los recursos de documentación online de las bibliotecas universitarias.

Quizás te falta dinero y no puedes pagar por información para tu investigación.

Sea como sea tienes que saber que si acudes presencialmente a una biblioteca universitaria podrás acceder en numerosas ocasiones de forma gratuita a artículos con acceso restringido.

Los ordenadores de sus instalaciones tienen configurados sus sistemas para que puedas acceder directamente a los documentos, revistas y bases de datos sin limitaciones.

Muchas veces no hará falta que introduzcas las típicas claves requeridas para el acceso online a través de una VPN o de Proxys universitarios

presencialmente también podrás conseguir todos aquellos artículos que estén únicamente disponibles en formato impreso y a los que la biblioteca tenga acceso.

Normalmente te darán la revista entera pero con la referencia adecuada podrás localizar y fotocopiar aquel artículo o cuestión que más te interese para llevártelo a casa y estudiarlo con mayor comodidad.

 

8-         REVISA LAS WEB DE LOS AUTORES Y DE LOS GRUPOS DE TRABAJO

Cada día más científicos y grupos de investigación tienen un blog propio.

Ya sea de carácter institucional o personal muchas veces publican en él versiones pre-prints o post-prints (tras la revisión por pares) de sus artículos a modo de autoarchivo.

Una estrategia de comunicación muy efectiva y que facilita a otros investigadores el rápido acceso a la información.

Si no encuentras un documento es interesante revisar los sitios web de los autores principales y secundarios para comprobar si allí están disponibles.

Para encontrarlos puedes probar a buscar los nombres de cada uno de los los autores o grupos de trabajo en Google, en los perfiles de Google Scholar o LinkedIn.

 

9-         REVISA DEPÓSITOS INSTITUCIONALES DE LIBRE ACCESO

Un depósito o repositorio institucional se trata de un archivo online donde se almacenan, conservan y difunden documentos (en el caso que nos ocupa, científicos y académicos) con el fin de que todo el mundo pueda acceder a ellos de forma libre y por lo general gratuita.

Desde que surgió el movimiento open access, cada vez está más de moda ver como las universidades crean repositorios para que su personal publique allí los resultados de sus trabajos (artículos, ponencias, monografías, tesis, libros, informes…) consiguiendo así más impacto para sí y una mayor accesibilidad social a la ciencia.

Uno de los repositorios más conocidos en el campo de las matemáticas, física y ciencias de la computación es ArXiv.

En ArXiv los científicos suben versiones previas a la publicación de sus trabajos en revistas con revisión por pares. De esta manera, pueden obtener feedback con el que mejorar sus artículos antes de enviar una solicitud final de publicación a una editorial, y establecerse como los autores originales de una idea.

Asimismo, también publican las versiones post-print de su investigación (tras la publicación y revisión por pares) facilitando a la población el acceso a información contrastada sin tener que pagar por visualizarla.

Como beneficios personales del uso de estos recursos los científicos obtienen más citas, más visibilidad, una mayor permanencia de su trabajo por la diseminación de la información en las redes, ven como se agiliza la autoría de las ideas…

En general, si estás tratando de encontrar un artículo reciente es muy probable que también esté en un repositorio como este.

 

10-       ACUDE A PLATAFORMAS DE ACTIVISMO CIENTÍFICO

En el mundo académico también hay piratería.

Aunque no todas sean ilegales, existen muchas plataformas de activismo científico que se dedican a proporcionar documentos académicos y recursos de pago de forma gratuita violando las políticas tradicionales de CopyRight.

Pero el concepto del bien y mal es muy subjetivo.

Está claro que para las editoriales científicas estos sitios merecen desaparecer de la faz de la tierra. Atentan contra sus intereses y violan sus “derechos de autor”.

Pero el hecho de que cada vez más científicos hagan uso de estas técnicas y las asuman como válidas, te hace pensar que hay necesidades que no está siendo cubiertas de forma adecuada.

 

¿Qué plataformas existen para descargar artículos científicos de forma alegal/ilegal (dependiendo de la plataforma)?

 

Library Genesis: La más utilizada. En ella podrás encontrar el 90% de lo que estés tratando de localizar en tus búsquedas bibliográficas ya sean libros, artículos, monografías….

Sci-hub: La más intuitiva y la segunda más utilizada. Nota: solo funciona a ciertas horas del día.

BookSC: Para la descarga de artículos científicos. Cuenta con un archivo de más de 20.000.000 papers.

Libgen Project: Un espejo de Library Genesis y alternativa a este.

GenoFond: El foro de Libgen sobre activismo bibliográfico.

Boxue58: Otro foro sobre activismo bibliográfico.

Bookfi: Para la descarga de libros y artículos científicos. Perteneciente a la misma red que BookSC y BookZZ.

Freefullpdf: Para la búsqueda de documentos PDF de tipo académico.

BookZZ: Para la descarga de libros de carácter académico. Similar a BookSC y Bookfi para artículos científicos.

AcademicTorrents: Para la descarga de torrents academicos.

Dejar una opinión